09/03/2020 | Ahora Malvinas | Opinión

Vaca Muerta y un escenario imprevisible

Ante un lunes donde la caída del precio del petróleo acompañó el desplome generalizado de las bolsas más importantes del mundo, una de las fuentes de inversión más importantes del país puede sufrir riesgos incalculables.

Por Juan Pablo Villarroel

 

La guerra del petróleo iniciada entre Arabia Saudita y Rusia no solo afecta a los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), sino también a nuestro propio país.

Después de un desplome del 30% en el precio del barril, la negación rusa y saudí para llegar a un acuerdo sobre la producción y precios ante un contexto de sobreoferta causado por el coronavirus, obligaron al CEO de YPF a encender las alarmas. Daniel González, sostuvo que “debajo de los U$S 50 -el barril- no hay espacio para desarrollar nuevos yacimientos de producción no convencional”. Esto repercute negativamente sobre la inversión y el empleo, sin mencionar otras consecuencias indirectas que se sostienen sobre estas dos variables de la economía.

Si Rusia no decide recortar la producción y Arabia Saudita los precios, las consecuencias para el desarrollo de Vaca Muerta son impensables. Si bien a corto plazo la reducción del precio del crudo y la sobreoferta puede sonar como una oportunidad para la baja de precios -teoría de dudosa aplicación en Argentina- trae más pérdidas que ganancias.

El gobierno de Alberto Fernández poco puede hacer. La solución es exógena y poco probable a corto plazo. Pero tanto los saudíes como los rusos saben que el aumento de la producción es insostenible a largo plazo. Si la razón le gana la pulseada a una estrategia transitoria, Vaca Muerta todavía puede salir indemne de un conflicto poco razonable.

    Compartir: