08/10/2019 | Ahora Malvinas | Economía

Economía

Más frigoríficos argentinos exportarán carne vacuna a EE.UU.

La agencia alimentaria de ese país autorizó a cinco nuevas plantas, que se suman a las 16 ya habilitadas. La reapertura del mercado estadounidense fue notificada al Senasa en noviembre tras 17 años.

Estados Unidos habilitó cinco nuevos frigoríficos argentinos para exportar carne vacuna, anunció el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, durante la visita oficial a ese país.

Los nuevos frigoríficos autorizados son Quickfood, Logros, Forres-Beltrán, Azul Natural Beef y Alberdi, publicó este lunes la Agencia de Inspección y Seguridad Alimentaria del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (FSIS/USDA).

Con la medida, ya suman 16 las plantas argentinas habilitadas hacia ese destino.

"Estos anuncios son hechos concretos. Es una muestra más que elocuente del éxito de la política de apertura de la Argentina hacia el mundo y de la confianza generada en los cuatro años de gestión del presidente Macri con las principales potencias del planeta", indicó el ministro al final de la reunión que mantuvo con el subsecretario de Comercio Exterior y Asuntos Agrícolas Internacionales, Ted Mc Kinney.

El anuncio tuvo lugar en la sexta reunión del Comité Consultivo Agroalimentario Conjunto Argentina-Estados Unidos, donde se realizó un repaso de la agenda bilateral agroindustrial.

Allí, Etchevehere remarcó la importancia para la Argentina de la apertura del mercado para cítricos dulces del NEA y NOA, así como el reconocimiento de la región Patagonia Norte A como zona libre de aftosa sin vacunación y el interés de exportar genética bovina y carne ovina.

Asimismo, ambos países remarcaron el trabajo conjunto en el marco de Codex, el desarrollo de la biotecnología y en materia de Límite Máximo de Residuos, subrayando la necesidad que las medidas sanitarias sean adoptadas con criterios de base científica.

La reapertura al mercado estadounidense para carne vacuna deshuesada, enfriada o congelada, tras 17 años, fue notificada en noviembre al Senasa.

La delegación oficial está integrada por el embajador argentino en Estados Unidos, Fernando Oris De Roa; el presidente del Senasa, Ricardo Negri; el director nacional de Mercados Agroindustriales Internacionales, Maximiliano Moreno; y el consejero Agrícola argentino en Estados Unidos, José Molina.

En diálogo con Cadena 3, el gerente del frigorífico Logros, José María Roca, dijo que es "el sueño del pibe" que se abra este mercado y contó que están "capacitados y preparados" para comenzar a exportar.

En ese marco, Roca detalló que "la demanda gruesa es la carne para hamburguesas", a la que describió como "más magra" que la utilizan en los feedlots (engorde a corral) norteamericanos.

"El objetivo fuerte nuestro será colocar cortes premium: el lomo, el angosto, el ancho y el cuadril. Lo ideal será llegar con esos productos enfriados", subrayó.

"Logros cerró agosto con 1.300 toneladas de carne exportada, sobre todo en China. Esto nos abrirá otro mercado con un producto que lo podemos elaborar rápidamente, porque es enfriado y la maduración se hará durante el tiempo de viaje", detalló.

Por último, se refirió a lo que podría suceder con un eventual cambio de gobierno a fin de año: "Creería que la demanda de divisas que tendrá el que venga llevará a que esto no se corte. No obstante, lamentablemente me llegan noticias amenazadoras de 'la carne del pueblo' y que no tenemos que exportar".

"Confío en que sean ideas un poco viejas y no se lleven a cabo. Cerrar las exportaciones sería una torpeza muy grande", concluyó.

En este mismo sentido, el presidente de la Cámara de Industria de la Carne de la República Argentina, Miguel Schiaritti, aseguró que hace cuatros años era impensado "la explotación de la exportación".

"Hace unos 17 o 18 años vendíamos lo que era la carne para hacer hamburguesas, pero los frigoríficos elegidos habilitados -con muy buen criterio- decidieron exportar cortes de alta calidad, como bife de cuadril y lomo, que son los más caros", indicó.

Explicó que el objetivo es atender el nicho de mercado de alto poder adquisitivo. "Es un proceso lento porque Estados Unidos es un país extenso y difícil de instalarse. Pero en el 2020, con las 20 mil toneladas (cada una a 10 mil dólares), generará un empuje muy fuerte", aseguró.