19/08/2019 | Ahora Malvinas | Salud

Salud

Avance cordobés contra los tumores del cáncer de tiroides

Los científicos locales revelaron el rol que un grupo de células cumple en la enfermedad.

Científicos de Córdoba identificaron un mecanismo de laboratorio que promueve la progresión del cáncer de tiroides y grupos tumorales más agresivos, un factor “muy importante” a la hora de pensar futuros tratamientos combinados.

El cáncer de tiroides es la “enfermedad maligna del sistema hormonal más frecuente”, precisó un comunicado de la Agencia Cyta-Leloir y si bien los tratamientos son generalmente exitosos, el 2% del total puede progresar hacia tipos tumorales mucho más agresivos, como el carcinoma anaplásico tiroideo que es una de las neoplasias sólidas más devastadoras y de peor pronóstico.

El trabajo del grupo de especialistas liderados por Laura Fozzatti, del Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología (Cibici) con sede en la ciudad de Córdoba logró identificar en el laboratorio un mecanismo que promueve la progresión de este tipo de tumor, lo que, según Fozzatti “podría ser muy importante a la hora de pensar futuros tratamientos combinados”.

Durante mucho tiempo el estudio del cáncer se centró en la célula cancerígena y soslayó a otras que integran el tejido tumoral y le dan sostén, como las células estromales. Según esta nueva investigación estas células podrían jugar un rol clave en la patogenia.

Para el estudio, publicado en “Scientific Reports”, se estudió “in vitro” la relación entre células estromales muy abundantes en tejido tumoral, los fibroblastos, y células malignas de la tiroides. Los resultados demostraron una inquietante “interacción dinámica”: la célula tumoral anaplásica tiroidea libera sustancias que activan a fibroblastos normales para que promuevan el proceso tumoral tiroideo, detalló Fozzatti.

“Este conocimiento permite pensar en estrategias que permitan reprogramar este estado de activación del fibroblasto y llevarlo hacia un estado inactivo, lo que eventualmente podría atenuar la acción promotora del tumor de esas células”, agregó la científica que realizó su posdoctorado en el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de Estados Unidos, en el estado de Maryland.

Asimismo, aseguró que “faltan aún muchos estudios para poder hacer la traslación a la terapia oncológica humana de estos hallazgos”.