11/08/2019 | Ahora Malvinas | Economía

Economía

La Argentina salió del top ten de países exportadores agrícolas

México desplazó a nuestro país por la mala cosechada registrada en la campaña pasada.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) difundió el ranking con los principales países exportadores agrícolas, un listado que supo integrar Argentina en los últimos años. Sin embargo, por la mala cosecha de 2018, México desplazó a nuestro país en el listado.

El estudio mostró que los siete principales exportadores de estos productos se mantuvieron sin variantes. Los lidera la Unión Europea (UE), con exportaciones por 681.000 millones de dólares. Le siguen Estados Unidos 172.000 millones) y Brasil (93.000 millones).

En tanto, la India ascendió al octavo lugar y Australia retrocedió al noveno. Por primera vez en la historia, México ingresó al top ten y desplazó a Argentina.

Los mayores incrementos, de acuerdo al informe de la OMC, los anotaron China (+9%), Brasil (+6%) y México (+6%). Por el contrario, los peores desempeños entre los principales países exportadores los registraron Australia (-10%) e Indonesia (-7%).

Pese a que la cosecha pasada sufrió el embate de la sequía, el campo espera su revancha en la actual campaña. Esperan un incremento del área sembrada y también de la producción. Y su desempeño ya comenzó a verse. De hecho, la siembra de trigo de la campaña 2019-2020 concluyó a nivel nacional y alcanzó una superficie estimada de 6,6 millones de hectáreas, la segunda mayor área destinada al cultivo en los últimos 20 años.

“Esta superficie se logró implantar en tiempo récord, gracias a las favorables condiciones climáticas y a la adecuada a óptima oferta hídrica registrada durante gran parte de la ventana de siembra”, indicó el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Desde el Conicet alertan por el cambio climático

La investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), Carolina Vega, presentó un informe llamado “El Cambio Climático y la Tierra” en donde concluyó que “la forma en la que producimos los alimentos importa tanto como nuestra dieta”.

La investigadora explicó que “las dietas basadas en alimentos de origen vegetal (cereales, legumbres, frutas y verduras) y animal, producidos de forma sostenible, se adaptan mejor al cambio climático y limitan sus efectos”.

El reporte añadió que las condiciones de la tierra “están degradadas en un cuarto de su totalidad” y que existe “situación crítica con una tasa de explotación de la tierra y agua dulce de las últimas décadas que no tiene precedentes en la historia humana”.

Cabe recordar que la Asociación Meteorológica de Estados Unidos premió recientemente a la científica con el Cleveland Abbe por “su devoción desinteresada por avanzar y comunicar la ciencia del clima al mundo”.