10/04/2019 | Ahora Malvinas | Salud

Salud

Logran eliminar el cáncer de páncreas en ratones

El avance, logrado en España, abre la vía al desarrollo de terapias efectivas contra este tipo de tumores, que tiene una eleva tasa de mortalidad. Se usaron ratones genéticamente modificados.

Un equipo liderado por investigadores españoles logró por primera vez eliminar por completo el cáncer de páncreas en ratones.

El avance abre la vía al desarrollo de terapias efectivas contra este tipo de tumores, que tiene una eleva tasa de mortalidad.

El descubrimiento fue realizado por el equipo liderado por el doctor Mariano Barbacid, jefe del grupo AXA del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

El hallazgo se logró combinando la eliminación de dos dianas moleculares (denominadas EGFR y c-RAF) relacionadas con el gen responsable de la iniciación de más del 95% de este tipo de tumores (el oncogen KRAS).

Ante la prensa, Barbacid dijo que se trata de “un primer paso”, que hay que seguir investigando, y que la aplicación de este tipo de terapias no estará disponible para humanos en un plazo de al menos cinco años.

El “adenocarcinoma ductal de páncreas” es uno de los cánceres que más se resiste a los tratamientos actuales, y en la actualidad su curación se limita a aquellos casos en los que el tumor está muy localizado y puede ser eliminado de forma quirúrgica, lo que representa menos de un 10% de los pacientes.

En el trabajo se comprobó, también, que la inhibición de las dos dianas moleculares evita la proliferación de nueve de cada diez tumores de páncreas humanos, aunque este avance se verificó con modelos experimentales.

El cáncer de páncreas es uno de los más agresivos y en España afecta a unas 8.000 personas cada año, y tiene una tasa de supervivencia, a los cinco años de su diagnóstico, de sólo el 5%.

En la investigación se utilizó una nueva generación de ratones genéticamente modificados para inducirles las mismas mutaciones que son responsables de la mayoría de este tipo de tumores en humanos.

El resultado fue que un porcentaje de tumores no sólo dejaron de crecer sino que en unas semanas desaparecieron completamente, un efecto terapéutico que no se había observado nunca en ningún modelo experimental, y se observó además que ello se conseguía con unos niveles de toxicidad muy bajos (una dermatitis muy fácilmente controlable).