23/12/2018 | Ahora Malvinas | Política

Política

Garavano pidió que la Corte Suprema transmita "un mensaje unificado"

El ministro de Justicia consideró que "es una pena" que trascienda "que existen dificultades" en la Corte Suprema y consideró que deberían "garantizar la institucionalidad".

El ministro de Justicia, Germán Garavano, consideró este sábado que "es una pena que trascienda a la sociedad que existen dificultades" en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y consideró que el máximo tribunal "debería hacer un esfuerzo, garantizar la institucionalidad y transmitir un mensaje unificado".

Garavano se refirió así a la tensión que existe entre el presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, y los otros cuatro jueces del tribunal, especialmente con su antecesor, Ricardo Lorenzetti, y los ministros Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda, que días atrás le recortaron atribuciones al titular del máximo órgano judicial, en un hecho de alto voltaje político.

Si bien sostuvo que "son decisiones de la Corte que hacen a su funcionamiento interno, en los cuáles el Poder Ejecutivo no se involucra de ninguna manera", el ministro de Justicia evaluó en declaraciones a Radio Con Vos que "es una pena que trascienda a la sociedad que existen dificultades" en el tribunal.

Tras reconocer que la visión de la opinión pública sobre la Justicia no es buena, el funcionario nacional sostuvo que "la Corte en esto debería hacer un esfuerzo y garantizar la institucionalidad y transmitir un mensaje unificado".

Al ser consultado sobre la posible participación de "operadores judiciales del Gobierno" que trabajaron para reemplazar a Lorenzetti por Rosenkrantz en la presidencia de la Corte, Garavano aseguró que "hay más mística y relato que lo que en realidad sucede" en esas versiones, porque "el Gobierno no tiene ni capacidad ni ganas de poner o sacar a un presidente de la Corte y lo mismo con los demás jueces".

"Venimos de un Gobierno anterior que puso los servicios de inteligencia a interactuar con la justicia de un modo grosero, persiguiendo incluso a veces a gente, proponiendo a la presidenta quiénes debían ser jueces. Eso genera estos fantasmas", agregó.

Seguidamente, el titular de la cartera judicial subrayó que la elección de Rosenkrantz como presidente del máximo tribunal "fue una decisión de tres miembros de la Corte que se debe explicar dentro de la misma Corte, son ellos los que votan".

Las tensiones en la Corte Suprema se vienen dando desde que la mayoría del tribunal eligió a Rosenkrantz como presidente en reemplazo de Lorenzetti, quien sin embargo terminó conformando una nueva mayoría junto a Rosatti -que votó por ese cambio de mando- y Maqueda, siempre cercano al ahora ex presidente.

Días atrás la tensión llegó a su pico máximo cuando, con el voto de Lorenzetti, Rosatti y Maqueda, la Corte decidió que Rosenkranz ya no podrá decidir contrataciones en el Poder Judicial por sí solo, sino que para ello serán necesarias las firmas de al menos tres integrantes del cuerpo.

El acuerdo necesario para efectuar contrataciones puede incluso no incluir al presidente, con lo que Rosenkrantz perdió la facultad de nombrar gente por sí mismo -como ocurría hasta el momento- y ni siquiera será necesaria su conformidad, de aquí en más, para la toma de decisiones que hacen a la organización interna del Poder Judicial.