08/11/2018 | Ahora Malvinas | Economía

Economía

UIC: el 70% de los industriales está con las cuentas al límite

La Unión Industrial de Córdoba reconoció el atraso salarial pero duda que el sector pueda afrontar un pago extra.

Luego de que el gobierno nacional reconociera este jueves que evalúa dar carácter de obligatorio el pago de un bono de 5.000 pesos para el sector privado, acordado con la Confederación General del Trabajo (CGT), en Córdoba las principales cámaras empresarias pusieron reparos a ese monto extraordinario, al alertar acerca de las problemáticas de las pymes para afrontarlo y pedir seguir negociando sus alcances.

Para Marcelo Uribarren, presidente de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), la medida es solo “un parche que tiende a complicar incluso aún más” la situación de las empresas cordobesas.

En declaraciones a Hoy Día Córdoba, el titular de la UIC reconoció que los salarios de los trabajadores del sector quedaron atrasados en comparación a la inflación pero alertó por la capacidad económica que tendrán los pequeños y medianos empresarios, “que en muchos casos les será imposible pagarlo”. “Desde la UIC acordamos que hay atrasos en los sueldos de nuestros empleados pero (el bono) nos toma en un momento de suma debilidad y sin herramientas para sacar adelante esta situación”.

En ese sentido, Uribarren recordó la caída sostenida de la actividad industrial, que tuvo su pico en octubre pasado cuando arrojó un saldo negativo de 62,7 por ciento en comparación a igual mes de 2017. “Al igual que la UIA (Unión Industrial Argentina) estamos muy preocupados, porque no vemos síntomas de reactivación. Al contrario, mes a mes la situación va empeorando. La solución real debe ser el crecimiento de la economía, que es lo que nosotros esperamos. En ese sentido, no avizoramos alguna medida que asuma el gobierno nacional como paliativo a esta situación”, cuestionó el empresario.

La UIC representa a 38 cámaras industriales, y en total nuclea a algo más de 3.000 empresas locales, de las cuales “el 70 por ciento” atraviesa inconvenientes económicos. “Son pocos los sectores que se salvan, y están relacionados a las exportaciones”, detalló Uribarren a este medio, que además reconoció que en el sector se están produciendo despidos.

Como dato, el relevamiento de octubre de la entidad puso de manifiesto que un 14,05 por ciento de las industrias nucleadas en la UIC había despedido personal en el último tiempo, mientras que un 13,81 por ciento tenía previsto reducir el personal antes de fin de año.

Piden que el bono no sea moneda de cambio 

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de Córdoba, Héctor Morcillo, consideró ayer que el pago del bono de fin de año es “un paliativo que no sirve de mucho” y reiteró el reclamo sindical para la reapertura de las paritarias. “Lo que planteamos es una reapertura de la paritaria, debido al aumento de los productos de la canasta familiar y el desfasaje salarial producto de la megadevaluación”, reclamó el gremialista.

Además, cuestionó la actitud patronal al considerar que utilizará el bono como una herramienta para sumar a la mesa de la negociación salarial. “Hoy (por ayer) a las 15 teníamos una reunión con la cámara empresaria para la reapertura de la discusión salarial y la primera actitud de ellos fue negarse a ir a la reunión”, criticó Morcillo.