20/03/2021 | Ahora Malvinas | Internacionales

Internacionales

Brasil: El COVID-19 genera ola de muertes en organismos públicos

En el Senado y la Cámara de Diputados la cifra de muertos es record. El jueves el Senador Sergio Olimpio Gómez ( Partido Social Liberal) murió a causa de coronavirus. Ministerios no quieren dar cifras.

En un lapso de tres horas, el Departamento Médico de la Cámara de Diputados de Brasil recibió el pasado jueves 20 certificados de empleados que solicitaban la baja para tratarse el Covid-19. El día anterior, habían sido casi 60, según el vicepresidente del Sindicato de Funcionarios del Poder Legislativo, Paulo Cezar Alves. Desde marzo de 2020 y hasta la semana pasada, la Cámara había registrado al menos 21 muertes de empleados y 482 contagios.

Los números dan una idea de la ola que barre Brasil y de la cual fue víctima, el jueves, el senador Sergio Olimpio Gomes (Partido Social Liberal PSL-SP). Olimpio primero apoyó al presidente Jair Bolsonaro y después rompió con el gobierno. Esta crisis golpea con intensidad a las administraciones de Brasilia que, en gran parte, han decidido reanudar el trabajo presencial o semipresencial.

Los senadores mostraron su indignación ante lo que consideran la ineptitud del gobierno de Bolsonaro en la gestión de la pandemia. Tras la muerte de Olimpio, comenzaron a articularse para definir acciones de protesta, que comenzaron con la difusión de un video en sus redes sociales en el que el propio Olimpio pedía ser vacunado.

Hay un clima de indignación y consternación entre la mayoría de los parlamentarios, pero parece que solo se hubieran dado cuenta de la debacle ahora, con la muerte del tercer senador ?le precedieron José Maranhão y Arolde Oliveira? y cuando el país se acerca a los 300.000 muertos, mientras que el presidente persevera en el negacionismo: dudó del colapso del sistema de salud en los estados, con las unidades de terapia intensiva saturadas, y dijo que recurrirá al Tribunal Supremo contra los confinamientos.

Los casos de los funcionarios, sin embargo, se acumulan sin recibir la atención mediática que se dedica a sus jefes. Muchos se ven obligados a volver día tras día a sus puestos de trabajo, porque, en el caso de los trabajadores subcontratados, temen perder prestaciones, como el subsidio de alimentos o, lo que es peor, su propio empleo, por lo que acaban convirtiéndose en números de la pandemia.

Muchas veces, ni siquiera eso, ya que 18 de los 23 ministerios del gobierno de Bolsonaro, además del Senado Federal, se negaron a responder al cuestionario de este diario sobre el número de contagios y muertes por coronavirus en los últimos 12 meses. En la práctica, las víctimas figuran en la contabilidad de la Secretaría de Salud del Distrito Federal, pero casi nadie sabe quiénes son. En la capital de Brasil, 5274 personas murieron por esta enfermedad y 324.576 se infectaron.

Fuente: La Nación

 

    Compartir: