13/11/2020 | Ahora Malvinas | Salud

Salud

12 de noviembre: Día Mundial de la obesidad

Se trata de una fecha para informar y promover medidas para prevenir el sobrepeso y la obesidad.

La obesidad es una enfermedad crónica y puede ser prevenida y controlada mediante políticas integrales de salud pública y al compromiso de toda la comunidad.

El 12 de noviembre es el Día Mundial de la obesidad, una oportunidad para sensibilizar y recordar que esta enfermedad crónica puede ser prevenida y controlada mediante políticas integrales de salud pública que favorezcan prácticas y elecciones más saludables en la comunidad.

Desde la Dirección General de Integración Sanitaria (DGIS) del Ministerio de Salud de Córdoba explican que el sobrepeso y la obesidad pueden prevenirse a través de la ejecución de políticas de salud integrales a nivel general y la incorporación de hábitos saludables en el plano individual y familiar, entre las acciones más importantes que puede realizar cada persona (de cualquier edad) están:

  • Alimentarse saludablemente, incorporando frutas y verduras y reduciendo las grasas y azúcares (por ejemplo, en gaseosas).
  • Realizar actividad física frecuentemente.
  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Consultar con tu centro de salud periódicamente para obtener información y acceder a consultas y controles.

Modificar hábitos de alimentación que son formados desde la infancia puede parecer difícil. Un consejo para comenzar o fortalecer un estilo de vida saludable, es el de plantearse micro-objetivos. Esto significa pensar en algunas acciones pequeñas, y que es importante ir modificando. Por ejemplo: dejar la gaseosa sólo para una comida especial y no para todos los días, salir a caminar 3 a 5 veces a la semana o tomarte el tiempo para desayunar en tranquilidad.

Los beneficios que trae aparejado el descenso de peso en personas con obesidad o sobrepeso son concretos: los órganos funcionan mejor, mejora la química del organismo, disminuyen los dolores osteoarticulares y se reducen los riesgos de enfermedades relacionadas (como síndrome metabólico, hipertensión, diabetes, dislipidemias e hígado graso, trastornos osteoarticulares, entre otras).

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, que resulta de un desequilibrio entre las calorías ingeridas y gastadas, que puede afectar en forma negativa a la salud, debido a su asociación con otras enfermedades como diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares o cáncer.

Sin embargo, deben entenderse como el resultado de una compleja interacción entre lo biológico, económico, social y ambiental, es decir que el lugar donde una persona vive tiene gran influencia en su condición de salud y peso corporal.

En Argentina, el 41,1 por ciento de niños, niñas y adolescentes de entre 5 y 17 años presentan exceso de peso y el porcentaje asciende al 67,9 por ciento en las personas mayores de 18 años. La tendencia es ascendente y cada año el porcentaje de personas con sobrepeso y/o obesidad es mayor al anterior (57,9 por ciento en la 3ra edición y 61,6 por ciento en la 4ta), según los datos publicados en la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, realizada por la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación.

En Córdoba, según los datos provistos por el Sistema Integral para la gestión de Información en programas de Salud (SIGIPSA) en 2017, el 31.61 por ciento de los niños y niñas de 1 a 5 años, el 36.07 por ciento de los niños y niñas de 6 a 9 años, el 31.23 por ciento de adolescentes de 13 a 15 años, el 60 por ciento de las personas adultas de 19 a 59 años y el 53 por ciento de las personas mayores de 60 años tenían sobrepreso.

La Dirección General de Integración Sanitaria (DGIS) tiene entre sus principales objetivos fortalecer la Atención Primaria de la Salud y generar una estrategia integral de trabajo articulado, en red, intersectorial e interjurisdiccional para todo el territorio. A través de la coordinación de programas nacionales y provinciales, Proteger, Sumar, Remediar y Redes, que tienen una fuerte impronta territorial, se trabaja principalmente con el primer nivel de atención a través de la implementación y coordinación de distintas estrategias.

Desde esa Dirección destacan la importancia de la participación de los equipos de salud para prevenir y controlar este problema de salud. En toda consulta los y las profesionales deben pesar, medir talla, circunferencia de cintura y calcular el índice de masa corporal.

Además, se les indica promover elecciones saludables de alimentación y vida activa en la comunidad; Si se atiende a personas embarazadas, se les sugiere incentivar la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y continuarla hasta los dos años; en el control de niño sano, medir peso y talla y realizar el seguimiento del peso. También es importante que acuerden con cuidadores de niños y niñas la incorporación de alimentos saludables, sumar horas de juego activo y menos horas frente a las pantallas.